«Es obvio que la poesía y la fotografía pueden complementarse y hasta influirse recíprocamente. Por una parte, la fotografía capta una imagen fija, inmóvil (a veces sólo un instante de una realidad dinámica o de una coyuntura motriz, desplazable o vibrante), y la poesía puede, a partir de esa suspensión o tregua del movimiento, hacer una lectura que la enriquezca. Por otra parte, la poesía, que genera o propone transformaciones, procesos, auges o deterioros, puede ser sintetizada ejemplarmente por la fotografía cuando ésta elige de aquella una imagen decisiva, que habla por sí misma.»


Mario Benedetti Poeta

jueves, 23 de febrero de 2012

Escúchame Mar

Lancha abandonada en la playa de Ferragudo, El Algarve, Portugal.

"ESCÚCHAME MAR"
Ahora me voy. 
Me voy pero no te dejo 
porque es imposible dejar el corazón
 y llevarse tan solo el cuerpo...
Me voy hacia tierra adentro 
pero llevo pegado a los costados
 todo tu mundo abierto de promesas 
que has dejado colgadas 
de mi alma mensajera.
Y llevo tus olas
 y la furia de vientos contrapuestos,
 y la sangre de tus gentes laborantes 
y de las gentes que se pierden
 en tu frontera maldita.
Y llevo tu magia y tus misterios, 
tus colores y el ronroneo incesante 
de la música de tu cuerpo 
cuando choca con el aire
 o cuando besa las arenas soñadoras 
de las playas recelosas.
Y llevo, sobre todo y más que nada,
 llevo todas tus promesas
 y todos tus silencios...
Te llevo, mi mar, 
hacia donde la tierra huele 
y sabe a materia prometida,
 donde el viento choca con las rocas
 y el agua no tiene salitre ni peces, 
ni algas, ni cangrejos...
Pero te llevo hasta la próxima.

Poema de Luis E. Prieto

sábado, 18 de febrero de 2012

"Mira el mar, siempre el mar"


MIRA EL MAR, SIEMPRE EL MAR

Mira el mar, siempre el mar. Es el eterno,
Infatigable, obrero, batihoja,
que va puliendo el agua hoja tras hoja
y legando a la playa su cuaderno.

Rítmicos siempre, pero nunca iguales,
el viento va extendiendo con su pluma
los versos blancos de rizada espuma
que avanzan paralelos y triunfales.

Jamás le ha de fallar ritmo ni rima,
ni imagen justa ni materia prima.
muere un verso en la arena y otro escribe.

Aprende su alfabeto y deletrea
mi poema que en él eterno vive.
Yo para ti lo pienso y él lo crea.
GERARDO DIEGO

jueves, 16 de febrero de 2012

Chimenea de los Guindos

También llamada Mónica, en el barrio de Huelin, Málaga.

Se trata de la chimenea de ladrillo más alta construida de las que hay constancia en el sur de España. Es un ejemplo significativo de la Málaga industrial del siglo XIX y principios del XX y, por todo ello, forma parte del Catálogo de Chimeneas Industriales Protegidas de la ciudad.

El Ayuntamiento de la ciudad, en noviembre de 2004, acordó suspender todas las licencias de demolición de las chimeneas industriales y elaborar un catálogo de las mismas. Este catálogo fue concluido en el 2006 y ha servido para otorgar protección arquitectónica a la totalidad de las 13 chimeneas industriales que se conservan. La Delegación de Cultura inició también los trámites para otorgar a las chimeneas protección con arreglo a la ley del Patrimonio Histórico de Andalucía.

Con esta rehabilitación, se cierra del todo una etapa´oscura´ para la protección del patrimonio industrial malagueño, después del derribo consentido, en los últimos años, de dos antiguas chimeneas industriales y el cuestionamiento municipal de la pervivencia de la chimenea de la Térmica, finalmente conservada.
 Fue creada en 1923 por una empresa madrileña. La inauguró Miguel Primo de Rivera en 1924 y en los 50 llegó a tener más de 300 trabajadores. En los años 70 la demanda de plomo disminuyó y la factoría cerró sus puertas el 15 de noviembre de 1979. El edificio quedó abandonado y fue demolido, quedando únicamente la chimenea que con casi 100 metros fue una de las más altas de España.

La sociedad Los Guindos decidió construir una fábrica metalúrgica para tratar el plomo extraído de la mina, decidieron ubicarla en Málaga entre otras razones, por su emplazamiento litoral. La galena argentífera se transportaba por ferrocarril llegando directamente a la fábrica, situada entre los barrios de Huelin y Misericordia mediante un ramal propio. La fábrica Los Guindos y las viviendas aledañas fueron proyectadas por el arquitecto Fernando Guerrero Strachán, el de mayor prestigio en la ciudad, también proyecto otros edificios industriales en Málaga, la chimenea la proyectó y dirigió su construcción el ingeniero alemán Barón Félix von Schippenbach. La fábrica estaba en la calle Pacífico, 48. 
En este complejo industrial también había viviendas para los trabajadores, economato y una escuela de formación profesional para los hijos de los trabajadores. 
Grupo de trabajadores ante la fachada de la fábrica.

Pozo El Guindo, Cerro El Guindo, La Carolina, Jaén
Mina El Guindo, La Carolina.
El nombre de ´Los Guindos´ proviene de unas minas en Jaén, propiedad de la compañía que fundó la fábrica en Málaga.

Este conocido pozo, emplazado sobre el filón del mismo nombre, estuvo situado en el paraje Cerro del Guindo, sobre la concesión La Famosa, que fue demarcada por vez primera por José Figueroa en 1867.

En 1899 pasó a ser propiedad de la Compañía Minero Metalúrgica Los Guindos, siendo uno de los pozos maestros de la explotación, junto a los de La Manzana y La Urbana, llegando a alcanzar una profundidad de 595 metros. Por él se estuvieron extrayendo minerales hasta el gran declive de 1978, y se mantuvo en funcionamiento hasta el cierre de la mina y la consiguiente desaparición de la empresa, acaecida en 1982.

Como quiera que la historia de este pozo es densa y muy amplia, recomendamos nuevamente una lectura pormenorizada del libro de Fco. Gutiérrez Guzmán “Minería en Sierra Morena. II.- El distrito minero de La Carolina”.
Casas de oficinas, El Guindo
Viviendas para mineros en le poblado de Los Guindos
Esta chimenea, ha sido conocida durante años por "Mónica" ya que hará unos 20 años, allá por el 1993, un malagueño aficionado a la escalada, el joven José Carlos Selva, para declararle su amor a la novia, Mónica Vallejo, trepó por la chimenea y pintó su nombre en grandes letras, nombre que ha estado durante años hasta que se restauró. Actualmente viven en Tenerife felizmente casados y con dos hijos.

En la década de los años 20 del siglo pasado fue un emblema de la Málaga industrial; a finales de esa centuria se convirtió en un canto al amor gracias a un joven 'grafitero' tan intrépido como inconsciente, y hoy es un símbolo del interés institucional por la preservación del patrimonio de la ciudad. La chimenea de la antigua fundición de plomo de Los Guindos, que preside el Paseo Marítimo Antonio Banderas y que durante quince años llevó el nombre de 'Mónica' como bandera, ha recibido ahora un premio de la Unión Europea, que reconoce el trabajo de rehabilitación impulsado por el Ayuntamiento.
La chimenea de Los Guindos antes de la restauración, foto tomada por Francisco José Rodríguez Marín (Profesor y doctor por la Universidad de Málaga)
 Enlace al artículo de la innaguración de la Chimenera de los Guindos:

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008072400_2_194669__Malaga-Guindos-luce-nueva-cara

La UE reconoce la rehabilitación de la chimenea de Los Guindos
por impulsar la conservación del patrimonio.

La distinción premia la reconstrucción y limpieza de la torre, de 96 metros de altura y 8 metros de diámetro, como también su integración en el espacio urbano. Unos trabajos que fueron objeto de un intenso debate ciudadano, ya que muchos estaban en contra de eliminar las letras pintadas sobre la fachada por el joven José Carlos Selva en 1993 para declararle su amor a Mónica Vallejo.

La restauración de la chimenea de Los Guindos, desde siempre, ha sido una aspiración de los colectivos sociales y culturales de la zona; especialmente de la Asociación de Vecinos Torrijos, que ya en 1995 comenzó a pedir su puesta en valor. Finalmente, el Ayuntamiento que preside Francisco de la Torre tomó la iniciativa de rehabilitarla, accediendo a su petición.

Las obras de la chimenea de Los Guindos comenzaron en agosto de 2006 y acabaron en julio de 2008. Desde un principio, se trató de integrarla en el nuevo paseo marítimo Antonio Banderas. 
La chimenea en la actualidad.

Rehabilitación: Se ha saneado la fábrica de ladrillo, reparado fisuras, eliminación de pintadas, reparación de fisuras y pérdidas de mortero, reparación de flejes o zunchos, reconstrucción mimética de la coronación original, instalación de pararrayos, un habitáculo para el halcón peregrino y sistema de indicación de inclinación consistente en un péndulo suspendido, iluminación de la chimenea desde la base, acristalamiento de los accesos al interior de la torre y adecuación del entorno.

Dispositivo de vigilancia de la verticalidad de la chimenea colocado en el interior.
Para la rehabilitación se han elaborado ladrillos similares a los originales que se diferencian únicamente por su tonalidad ligeramente más clara para poder diferenciar mejor la parte restaurada de la original.

La estética general se ha mejorado mediante un tratamiento al vapor que ha eliminado tanto la suciedad como las pintadas.

La chimenea ha 'crecido' en esta restauración, pero no más de su altura original, fijada en 96 metros. En dos intervenciones distintas en el tiempo, la torre perdió una altura de 15 metros, seis de ellos después de que Urbanismo la rebajara hace un par de años por el riesgo de derrumbe. Existía el riesgo de un desplome incontrolado. Ahora, con la rehabilitación, se le devuelven esos 14 metros, aunque, lógicamente, ya no será con los ladrillos refractarios que vinieron de la fábrica de cerámica alemana Fehrbeck, cuando construyeron la chimenea en 1923. En esta ocasión se han utilizado ladrillos rojizos hechos en Málaga. Ya no es necesario que sean refractarios.

Los trabajos de 'cirugía' que se han llevado a cabo se han desarrollado bajo la dirección del arquitecto Óscar Ortega Ruiz y del arquitecto técnico José Luis Sánchez Moles. La obra ha sido ejecutada por la empresa Hermanos Campano, S. L., con un presupuesto global de 506.000 euros.
Se ha eliminado de la chimenea la palabra vertical 'Mónica' que rotuló hace 15 años un novio enamorado sin más pretensiones que conquistar, o más bien reconciliarse con la que entonces era su novia. Mónica Vallejo. Desde entonces a la chimenea de Los Guindos se le conoce también por la de 'Mónica' y el novio, José Carlos Selva, que se colgó desde la cima para pintar el nombre, se casó después con ella. Ambos viven muy felices en Tenerife.

Os dejo este enlace a un artículo publicado el 2 de mayo de 2015 en el diario Sur:

"¿Qué fue de la joven que dio nombre a la chimenea Mónica de Málaga capital?" http://bit.ly/1GOrqQT


De esa anécdota queda constancia en una placa que se ha colocado al pie de la torre. También se ha colocado otra explicativa, cuyo texto ha sido propuesto por el presidente de la Asociación en Defensa de las Chimeneas y del Patrimonio Industrial de Málaga, José Antonio Ruiz.



PD.: Las fotos antiguas son recogidas de distintas páginas en internet, por ello no pongo el nombre del propietario por que no se de quien son, algunas de ellas proceden de un artículo publicado en la revista Isla de Arriarán, el autor de dicho artículo es Francisco José Rodríguez Marín (Profesor y doctor por la Universidad de Málaga), el cual me ha dado permiso para publicar la foto de la chimenea antes de su restauración que es de su autoría. Si el dueño de las demás imágenes antiguas llega hasta este artículo me gustaría que se pusiera en contacto conmigo para poder añadir a cada una de ellas su procedencia o si quiere que las quite tampoco tengo problema, faltaría más.